Blog

¿Escoger la silla de la oficina?

Notícias 20 enero 2021
Ya hemos visto que escoger la mesa de trabajo es importante. Y la silla, ¿también será?
Pasamos la mayor parte del tiempo sentados en una silla, especialmente quienes trabajan en oficinas. Esa silla de trabajo desempeña un papel fundamental en su confort, salud y bienestar.
A la hora de escoger las sillas perfectas para tu oficina, es importante pensar en quiénes las van a utilizar y cuáles son las funciones que el futuro utilizador va a realizar.

Lo ideal es optar por sillas ergonómicas, que tengan el máximo de ajustes posibles (altura, inclinación, etc), pues una silla regulable permite que el utilizador la personalice ajustándola a sus necesidades reales y a las de su cuerpo. Son aconsejables los siguientes ajustes: altura del asiento, altura del respaldo y el reposabrazos.

·         Altura y estructura del asiento: el asiento debe ser liso, ligeramente inclinado hacia atrás y fácilmente ajustable, para que la altura esté al gusto del utilizador de la silla;

·         Anchura y profundidad del asiento: una silla ergonómica debe tener profundidad y anchura suficientes para soportar al utilizador con toda la comodidad posible;

·         Soporte lumbar: es importante que el respaldo o soporte permita el ajuste de la espalda protegiendo la columna y, por tanto, exigiendo menos esfuerzo de las cervicales para mantener una buena postura;

·         Respaldo: el respaldo trasero debe ser ajustable, tanto hacia delante como hacia atrás;

·         Material del asiento: el material del asiento y del respaldo debe ser acolchado para mantener el confort incluso después de largos periodos de trabajo;

·         Reposabrazos: si la silla tiene reposabrazos, estos deben ser ajustables;

·         Ruedas: la silla debe rodar fácilmente, sin esfuerzos, independientemente del tipo de suelo;

·         Estabilidad: los ambientes de trabajo necesitan sillas con buena estabilidad para aguantar el día a día del ambiente laboral. Para ello, se recomienda una base de cinco puntos.

¿Y los materiales? ¿Y el acabado? Evalúa previamente los materiales con los que se fabrican las piezas de las sillas. Materiales de elevada calidad proporcionan una mayor resistencia y durabilidad, pudiendo llegar a tener un impacto directo en el precio.

Uno de los errores más comunes a la hora de elegir una silla de oficina es tener en cuenta solamente el precio. ¿Qué recuerdas de la última silla barata que compraste? ¿La experiencia fue buena? Una silla de buena calidad va a durar mucho tiempo, a la vez que garantiza bienestar a tu equipo y un buen retorno sobre la inversión.

También se recomiendan algunos tests, incluso con los trabajadores, si es posible. Sentarse y probar durante unos minutos, tocar los reguladores y simular las condiciones de uso en el ambiente de trabajo verificando la ergonomía, la calidad de los componentes, del acabado y el confort. Haz preguntas y pide apoyo al fabricante o distribuidor. Los equipos comerciales o consultores de mobiliario de oficina que son líderes de mercado deben tener personas especializadas para ayudarte.

En tono de broma y a modo de metáfora, ¿ya te has dado cuenta de la importancia del colchón en el que duermes? La silla que usamos en la oficina debe ser ergonómica y de alta calidad, teniendo en cuenta los consejos que damos en este artículo. Somos muy exigentes a la hora de comprar un colchón, así que también deberíamos serlo con la silla de trabajo pues, muy probablemente, pasamos más tiempo en ella que en la cama.

Compartir artículo
Fercia ©2017. FERCIA- Furniture Solutions. Todos los derechos reservados. Política de Privacidad. M&A Digital. This site runs on X4PRO
x
Nuestra página web utiliza cookies para ayudar a mejorar su experiencia de usuario. Al utilizar el sitio web, usted confirma que acepta su uso. Esperamos que estén de acuerdo. Política del uso de cookies.